Tradicionalmente las brujas han sido vistas como servidoras del lado oscuro, como personas dedicadas a cultos tenebrosos y conocedoras de extrañas pócimas. Se las ha descrito como personas practicantes de brujería, lo que no deja de ser cierto de algún modo; pero tales calificativos se les han aplicado muy a la ligera.

Si nos preguntáramos ¿qué es una bruja? Muy pocos lo tendrían claro. Unos dirían que tal cosa, y otros que tal otra sin llegar a ninguna conclusión. Tampoco hay acuerdo entre el alcance de sus poderes, ni consenso sobre sus prácticas, como tampoco una norma sobre quienes pueden serlo y quienes no, a qué se le puede llamar bruja y a qué no.

¿A qué se debe tanta confusión? En su mayor parte a la poca disposición de la gente a diferenciar entre unos y otros. Hasta tiempos recientes, la brujería era condenada por la Iglesia y las personas practicantes de cualquier tipo de magia eran discriminadas por sus vecinos sin que a éstos les importara lo más mínimo el bien o el mal que les hubiera procurado.

Se aplicó el calificativo de bruja especialmente desde el Renacimiento, con el nacimiento de la Inquisición Española Moderna en 1488 y sobretodo desde tiempos de Felipe II a mediados del s. XVI cuando la caza y persecución de brujas se hizo especialmente intensa; prolongándose hasta bien entrado el siglo XVII.

Esto nos devuelve a nuestra pregunta original ¿Qué es una bruja? Una bruja es aquella persona nacida con unas dotes especiales, y que además se ha dedicado al aprendizaje y la práctica de la brujería. Pero ¿acaso todas las personas dotadas se han dedicado a eso? No. No todas. Muchas otras han bebido de la tradición familiar y popular, y han alcanzado auténticos grados de conocimiento sin entrar en la brujería; son las que llamamos magas, sabias, hechiceras, etc.

Esas personas, comúnmente tachadas de brujas, nada tuvieron que ver con la brujería. Se dedicaron solamente a procurar el bien de sus vecinos y todo el que acudía a ellas; lo que no impidió que su final fuera, en muchas ocasiones, trágico.

Sea como sea, el apelativo de bruja es el que más ha predominado tanto para bien como para mal. Y por este nombre seguimos conociendo a las personas dedicadas a estos menesteres; por ello es que llamamos también brujas a la gran cantidad de representaciones típicas en figuras o imágenes de las mismas.

Si queremos atraer la buena energía de estas “brujas” una forma ideal de hacerlo es teniendo en nuestras casas figuritas de brujas; a ser posible con las caras más “feas” que podamos encontrar. Pues, contrariamente a lo que muchos puedan pensar, esas brujas, o sabias, van a ayudarnos a alejar las malas energías, nos van a transmitir su sabiduría, nos van a ayudar a evolucionar y a adquirir habilidades si las queremos desarrollar.

Tengamos algunas brujas en nuestra casa y van a ayudarnos en todo lo que puedan, pues son en verdad símbolo e imagen de bien. No le demos cabida a lo malo, y despertemos el lado bueno de todas aquellas personas que se dedicaron a hacerlo en su tiempo, y que fueron injustamente tratadas.

Todos tenemos algo de brujos o brujas así que, despertémoslo de esta bella forma; que además va a darle un toque hogareño y acogedor a nuestro hogar.

Mantenme informado de todas las novedades

* indicates required
Protección de datos *
Seleccione todas las formas en que le gustaría recibir noticias de Centro Esotérico Rossana S.L.:
Puedes desuscribirte en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web: https://profesorarossana.com/politica-de-privacidad/
Utilizamos Mailchimp como nuestra plataforma de Marketing. Haciendo clic en el botón Quiero mantenerme informado, debes saber que vamos a transferir to información a Mailchimp para ser procesada. Puedes leer más sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.