+34 93 655 27 19

“Ahora mi psiquiatra me ha quitado ya todas las pastillas que tomaba para poder dormir, soy otra persona” Me contaba satisfecha Isabela Perez, de Barcelona, después de medicar-se durante doce años con pastillas para combatir el insomnio. Isabela complemento su tratamiento medico con una terapia de reajuste emocional bajo hipnosis, y en pocos meses consiguió lo imposible: al cambiar su mente cambio su vida. Manuel, de Sabadell nos explica como consiguió, con el tratamiento apropiado de hipnosis clínica, en tan solo ¡treinta días! re-programar el estado de TIMIDEZ, que también le había paralizado en su vida social y afectiva en los últimos años. “Ahora soy otra persona, he encontrado una pareja maravillosa al cambiar mi actitud” ¿Cómo podemos conseguir resultados similares bajo tratamiento hipnótico?

La expresión “Hipnosis” deriva de la asociación al dios “Hypnos” uno de los dioses del SUEÑO en la antigua Grecia. Hace referencia a un estado de concentración ideal para programar las ordenes apropiadas en nuestra mente para generarnos SALUD. Del mismo modo que no podemos evitar el sueño físico, no podemos evitar este estado de TRANCE natural. Todos lo tenemos: el problema consiste en las ordenes personales que depositemos en el, en función de esas ordenes seremos triunfadores en la vida o generaremos dolor y fracaso. Luís Martines, presidente de la Asociación Española de terapias regresivas comenta:“con la hipnosis los pacientes entran en un estado de profunda relajación SIN PERDER LA NOCIÓN DE LA REALIDAD. Experimentan un alto grado de receptividad, creatividad y emotividad. Permite escuchar los trasfondos del inconsciente y nos proporciona las claves para localizar y resolver el origen de los problemas. Es posible liberarse se de crisis de ansiedad, depresiones estrés, complejos, anorexia, etc.”·. ¿Podemos acceder a la hipnosis todos? ¿Cualquier persona puede ser un buen hipnólogo?

Hipnólogos expertos en regresiones nos dicen: “La hipnosis es la autentica llave del poder mental, es un poder latente, innato, solo hay que aprender a utilizarlo” , y advierten; “un mal hipnólogo puede ocasionar una catástrofe; podemos llevar a un paciente a las puertas de un trauma. Un mal profesional puede generar un problema mayor del que queremos evitar”, y concluye: “Solo un autentico profesional puede hacer un trabajo tan delicado. Si se hace bien los resultados son tremendamente útiles: cambian los procesos aprendidos de forma errónea por la persona y los sustituimos por los que ella realmente necesita”. Esta sabia advertencia nos deja claro que no seria aconsejable caer en las manos del primero que nos cuenta que sabe hacer una hipnosis. Es una técnica, y como tal debe aprenderse y utilizarse para lo que realmente sirve: Aplicaciones terapéuticas y uso exclusivo de crecimiento personal. Por ejemplo: La hipnosis sistematizada que desarrollo el doctor Milton H.Erickson parte de la premisa de que las personas establecen su relación con el mundo a través de mapas internos (ideas preconcebidas por la cultura, la familia, la sociedad,) La persona debe aprender a desarrollar, a programar, el mapa de su propia vida y a elegir siempre la mejor opción posible en un determinado momento. Para Erickson no existen conductas inapropiadas, ya que todas corresponden a la reacción ante un contexto determinado. . Decía Erickson “vuestro inconsciente es un enorme depósito que contiene los aprendizajes, los recuerdos y los recursos que necesitáis”. La hipnosis ayuda a esta consciencia: ordenación y estructuración de datos, establecer prioridades y aplicarlas.

Un hipnólogo cuenta: “En mi antigua consulta de hipnosis clínica, recuerdo a Eduardo, desarrollo una agarofóbia como síndrome emergente de los procesos no resueltos durante una lejana adolescencia. Su miedo a determinados espacios abiertos, a la gente, hacían que cada vez resultara mas complicada su convivencia. Una simple terapia de exposición gradual complementada por las adecuadas sugestiones posthipnoticas cambio su vida ¡En 48 horas! También recuerdo a Francisco, consiguió eliminar su miedo a los gatos, -fobia latente durante toda su vida- en una simple sesión de dos horas de trance hipnótico y también una mínima terapia complementaria de exposición gradual… La hipnosis es una técnica NATURAL, y podemos aprenderla. Vale la pena. ¡Podemos cambiar tantas cosas!

Suscríbete al blog y recibe todos nuestros artículos

Si quieres recibir al momento nuestras publicaciones no dude en suscribirte.